2015 el año de las hipotecas fijas

El año 2015 finaliza y no va a ser demasiado complicado resumir lo que ha supuesto para el mercado hipotecario. Por fin, hemos podido asistir a la reapertura definitiva del crédito pero si hay algo por lo que serán recordadas las hipotecas

durante estos 365 días será por ser el año del tipo de interés fijo, un producto que la banca había olvidado hace ya muchos años pero que, sin embargo, ante la demanda y excelente acogida por parte del consumidor que busca ante todo la estabilidad en sus cuotas mensuales, ha resurgido con fuerza. La tendencia de las hipotecas ha sido a tipo de interés fijo.

Así pues, en este 2015 las entidades financieras han comercializado atractivas ofertas, en gran parte dirigidas a la captación del cliente solvente ofreciéndole interesantes beneficios a cambio de vinculaciones hacia la entidad.

Deberíamos de remontarnos hasta la década de los 80 o quizás te los 90 para encontrar un año en el que se firmarán más hipotecas a interés fijo que en 2015. Además, el número de préstamos antiguos que se pasa a interés fijo cambiando el tipo de interés variable que tenían está creciendo. Y es que los bancos prefieren ofrecer préstamos fijos baratos porque a ellos les supone mayores intereses al cobro a corto plazo que con préstamos hipotecarios a interés variable.

Ahora bien, el resurgir del tipo fijo de interés no hubiera sido posible sin la aparición de un oferta hipotecaria a un coste históricamente bajo y como nada surge por casualidad, también hay que apuntar que se busca al mejor cliente, el cliente más solvente y una vez encontrado se intenta fidelizar lo hacia la entidad. Es decir, lo que se pierde o mejor dicho se deja de ganar por una parte, se obtiene con creces a través de los beneficios que la vinculación le supone a la entidad bancaria, obteniendo dinero a través de la contratación de seguros, las tarjetas de crédito, etc.

Si el Euríbor no estuviera en mínimos históricos, no podrían estar de moda las hipotecas a tipo fijo.
Una de las entidades bancarias que comenzó con las hipotecas a tipo fijo ya en el año 2014 fue Kutxabanc, que siguió haciendo camino y en 2015 paso de un tipo de interés bajo para el momento del 3,89% al 2,5%. A esta "moda" le siguieron otras entidades bajando también su tipo de interés en las hipotecas fijas. A día de hoy, Bankinter lo tiene al 1,80%, pensando siempre en la estabilidad del cliente, buscando un producto sin ningún tipo de sobresalto aunque exigiendo como condición de la domiciliación de la nómina, tres recibos y la contratación de un seguro de hogar y de un seguro de vida.

primi sui motori con e-max