Reducir la cuota o el plazo de la hipoteca, ¿qué interesa más?

Su te ha interesado el título de este post es que seguramente cuentas con un dinero extra y estás pensando en invertirlo en tu hipoteca pero te asalta la duda sobre si es mejor reducir la cuota o el plazo de la hipoteca. Te adelantamos que esto no es como

las matemáticas, de resultado fijo, sino que la opción ideal va a variar en función de cuáles sean tus necesidades aunque lo ideal suele venir en relación a un recorte de los años o meses que te falten por pagar. Vamos a verlo con un poco más de detenimiento.

Al firmar una hipoteca te comprometes a devolverlo mensualmente a través de una cuota de la hipoteca y por un periodo de tiempo determinado que se conoce como plazo de amortización. Tu compromiso con la entidad bancaria será a un número concreto de cuotas de hipoteca que se compondrán de dos partes, una la correspondiente al capital que debas de devolver y la otra la que se corresponderá con los intereses.

¿Qué quiere decir amortizar hipoteca?

Amortizar una hipoteca significa invertir un dinero extra en esa hipoteca de manera que se consiga reducir un poco la deuda. Pero, hay dos formas de amortizar la hipoteca siempre según tus objetivos. El primero consiste en rebajar el importe de la cuota de la hipoteca con el que se pretende aportar un dinero para variar la letra de la hipoteca consiguiendo una rebaja. La segunda forma de amortizar la hipoteca es la que busca la consecución de la reducción del plazo de la misma, es decir, que con la aportación de ese dinero extra que se va a invertir en la hipoteca se pretende reducir el número de meses que queden para finiquitar el préstamo hipotecario. Es decir, con este segundo metodo se reduce el número de cuotas de la hipoteca.

La mejor manera de calcular la opción que conviene es "echando mano de calculadora", aunque normalmente lo que más suele compensar a la larga es reducir el plazo. Ahora bien, dependiendo de la situación económica la que te encuentres puedes "jugar tus cartas" a favor de una opción o de la otra. Sirva de consejo que antes de elegir una opción en concreto valores una serie de factores como los ingresos mensuales de los que dispones, la tolerancia al riesgo por tu parte o en tu familia si hay más ingresos y los tipos de interés del mercado en el momento en que decidas amortizar que hipoteca.

¿Cómo puedo ahorrar más dinero?

Te vamos a comentar los pros y los contras de cada una de las opciones que hemos comentado anteriormente, de manera totalmente objetiva.

Reducir la cuota de la hipoteca

El punto a favor de reducir la cuota de la hipoteca si decides amortizar es que si te cuesta llegar a fin de mes con el dinero que recoges mediante esta alternativa dispondrá este algo más de dinero y tus gastos no tendrán que ser tan ajustados. Es una buena alternativa especialmente si los tipos de interés son altos.
El punto en contra sería que el plazo de amortización se mantiene y aunque tengas que pagar menos dinero cada mes, la cantidad de dinero total a abonar por los intereses será mayor que sea opta es por la reducción del plazo de la hipoteca.

Reducir el plazo de la hipoteca

El punto a favor de reducir el plazo de la hipoteca es fácil de ver, terminará este pagar antes tu hipoteca y el total del dinero que abonarás a la entidad bancaria por haberte prestado una cantidad para pagarte hipoteca, será menor, y el motivo no es otro que el pago de menos intereses.
Como punto en contra tendrías el seguir pagando la misma cuota de tu hipoteca mes a mes, repercutiendo directamente en tu economía mensual ya que expondría este menos dinero para tus gastos.

¿Cómo escoger la mejor opción para amortizar la hipoteca?

Hemos podido comprobar que a la larga interesa más reducir el plazo de la hipoteca que disminuir la cuota. De todas formas, como ya hemos comentado, las fórmulas de las hipotecas no son sencillas y por eso necesario un estudio personalizado para cada caso concreto.
A continuación, te dejamos una serie de puntos que consideramos claves que es conveniente conocer antes de que te decidas por reducir la cuota de la hipoteca o reducir el plazo:
- estudia tu capacidad económica. Así, decidirás si pasar unos años un poquito más apretados económicamente y terminar con la deuda de tu hipoteca lo antes posible o prefieres pasar los meses de una forma un poco más desahogada.
- si dispones de una hipoteca con un tipo de interés bajo, tal vez tu prioridad no sea invertir ese dinero extra en la propia hipoteca, sino que puede que te convenga más invertirlo en otro producto de inversión.
- si decides amortizar debes de tener en cuenta tanto la comisión por amortización o cancelación parcial anticipada como la compensación por desistimiento.
- recuerda que si tienes una hipoteca desde antes de 2013, cuentas con la posibilidad de deducirte por ella en tu declaración de la renta.
- nunca escojas la opción de amortización sin consultar antes los tipos de interés que rigen en el mercado en ese determinado momento.

primi sui motori con e-max