Concepto y tipos de hipoteca

Todos hemos oído el concepto de hipoteca cientos de veces, pero... ¿tenemos claro el concepto de lo que es una hipoteca?.
Por si no lo tienes muy claro, te lo explicamos a continuación

de manera sencilla y con términos claros.

Concepto de hipoteca: El dueño de un inmueble adquiere el compromiso de devolver el préstamo y esta obligación la garantiza a través de la hipoteca. Así que lo que pides cuando vas a una entidad bancaria es un préstamo, no una hipoteca como mucha gente se cree. Después de haber recibido el dinero del préstamo lo que pagas religiosamente mes a mes no es más que las cuotas de devolución del préstamo solicitado y tampoco es la hipoteca propiamente dicha. Llegado este punto, te estarás preguntando qué es entonces la hipoteca propiamente dicha. Pues bien, la la hipoteca es una garantía que el banco recibe de la parte de su cliente, es decir, de nosotros cuando solicitamos el préstamo y esta se constituye a través de la escritura pública.
Una vez nos hemos hipotecado, seguiremos siendo dueños de nuestros propios bienes aunque sigue siendo posible venderlos, alquilarlos o incluso volver a hipotecarlos. No obstante, en la mayoría de las ocasiones la entidad bancaria impone la obligación de ser consultada antes de que cualquiera de los bienes hipotecados se venda, se alquile o se vuelva a hipotecar.

Hasta aquí, el concepto propiamente dicho de hipoteca, pero todos sabemos que existen varios tipos de hipoteca, como a continuación te explicamos, también con términos sencillos. Los tipos de hipotecas dependerán del tipo de interés.

¿Qué tipos de hipotecas hay?

Hipoteca fija: se denomina así al tipo de hipoteca en la que el interés no cambia mientras el préstamo tenga vida.

Hipoteca variable: este tipo de hipoteca " va de la mano" de un interés que en algún momento puede cambiar. Lo normal, es que en las hipotecas variables el período inicial, de 6 a 12 meses, sea con interés fijo y esto se debe a una explicación totalmente lógica que no es otra que la de que el interés del primer año es mayor que el que resultaría de aplicar el interés variable que se va a aplicar con posterioridad, de manera que las primeras cuotas en el periodo de interés fijo serían mayores que las siguientes.

Hipoteca mixta: es aquella en la que el tipo de interés permanece fijo desde su comienzo hasta un período superior al año y después se convierte en interés variable.

primi sui motori con e-max