Es la mayor inversión para la mayoría de las familias, un producto financiero con el que convivirás muchos, muchos años, al que has de tratar bien cumpliendo todos sus requisitos y que hoy en día cuenta con una tremenda

competencia entre los bancos... Seguro que ya has adivinado que estamos hablando de la hipoteca, un producto financiero del que debes de conocer hasta su letra pequeña antes de que lo pases a contratar por eso vamos a explicarte todo lo que debes de saber.

Pasos previos a la contratación de una hipoteca

Han quedado atrás las caminatas por tu ciudad recorriendo bancos, y las esperas hasta ser atendidos. Ahora, desde tu casa y por internet, puedes tener acceso a cualquier entidad bancaria y revisar todas sus hipotecas pudiendo incluso utilizar el simulador de hipoteca que cada una de ellas dispone en sus portales web, una buena herramienta que te permitirá saber qué cuota tendrás que pagar cada mes, qué intereses te aplicarán, etc.

Pero si aún quieres más allá, y disponer de visión global de varias hipotecas al mismo tiempo y comparar así todas sus características de la forma más cómoda, también online, puedes acudir a cualquier comparador de hipotecas como Kelisto o Rastreator.

Ahora bien, por la importancia del tema, te dejamos a continuación una serie de consejos que consideramos imprescindebles que tengas en cuenta y conozcas a fondo antes de dar el paso y firmar tu hipoteca.

Factores que no debes perder de vista al contratar tu hipoteca

- Independientemente del importe que obtengas por parte del banco en cuanto al valor de tasación de tu hipoteca, nunca debes de pretender más de lo que realmente vas a poder pagar, es decir, que el importe de tu hipoteca siempre será inferior al permitido por tu propia economía. ¿Por qué?, la respuesta es clara, porque puede llegar cualquier imprevisto, puede haber una subida de los tipos de interés y mil casos más que te "asfixiarán" si has firmado tu hipoteca por un importe muy elevado.

- Tú eres el que mejor sabe cómo te van las cosas y la marcha de tu economía y por eso eres el más indicado para decidir el plazo correspondiente a tu préstamo hipotecario. Todo lo relativo al plazo en sí es cuestión de lógica porque si decides optar por un largo plazo para tu hipoteca, tendrás que pagar cuotas de menor importe pero con intereses más altos. Si te decides por la contratación de un préstamo hipotecario a interés variable deberás de preveer que puede haber una subida en los tipos de interés.

- La cuota mensual que vas a tener que pagar por tu hipoteca durante muchos años para ir amortizándola dependerá directamente del tipo de interés, que junto al plazo del préstamo van a ser determinantes en cuanto a la cuantía total del préstamo hipotecario. Así que ya sabes, como te imaginabas, el tipo de interés que elijas también es clave y siempre debes escogerlo en función de tu situación económica, presente y futura.

- Hemos hablado de la cuota de la hipoteca, pero vamos a analizarla con un poco de calma ya que con ella estás pagando por varias cosas. En primer lugar, tiene parte de capital y en segundo lugar tiene una parte de intereses, que es el dinero que irá ganando el banco por prestarte un capital inicial. Hay varias formas de pagar la cuota, lo habitual es que sea mensual aunque puede pagarse también cada dos, tres o seis meses, e incluso con un pago anual. Si al hipotecado se le permite no pagar alguna cuota estamos ante lo que se llama carencia total y si en otro supuesto se le permite no pagar la parte de amortización y sí los intereses, estaremos ante una carencia parcial. Esto suele suceder con algunas hipotecas por las características de las mismas o bien porque el interesado llega a un acuerdo con el banco.

- Estudia muy bien todas las cláusulas de tu hipoteca. Una vez la entidad bancaria haya aprobado tu solicitud, te enviará la oferta vinculante y es en ese momento en el que debes de leer hasta la letra pequeña porque es la única manera de evitar problemas a largo plazo.

primi sui motori con e-max