¿Estas pensando en comprar un piso?... entonces también estarás pensando en contratar una hipoteca, y en este momento estás de suerte porque las condiciones actuales nada tienen

que ver con las anteriores, tan exigentes con el cliente hipotecado, en las que las entidades bancarias exigían altos tipos de interés, etc.

En el momento actual, el euríbor se encuentra muy por debajo para las hipotecas a tipo fijo y variable, pero no te has de confiar y debes de recabar toda la información posible o en su caso, si lo crees conveniente, buscar asesoramiento profesional para que te indiquen cuál es la opción que más te interesa según sean tus condicones económicas, tanto en el momento actual como en el futuro, porque la hipoteca es un producto financiero con el que convivirás muchos años. Así que, mide y sopesa todas las variables y para que esto te resulte un poco más fácil, aquí te dejamos una serie de consejos para que contrates tu hipoteca de la mejor manera posible.

Consejos al contratar una hipoteca

- Simulador de hipoteca para comparar y poder calcular la cuota resultante: No firmes una hipoteca sin antes comparar las condiciones ofrecidas por bancos diferentes y para ello nada mejor que acudir a los propios portales de los bancos o a un portal comparador de hipotecas especializado de manera que en muy poco tiempo obtengas valores relativos a varias opciones de diferentes entidades bancarias. A través de los simuladores tendrás información sobre facilidades de pago, concesiones por atrasos y puntos a favor y en contra de la hipoteca de cada entidad. Recabando toda esta información, tendrás más "armas" en la negociación con la entidad que elijas.

- Acortar el plazo de amortización: intenta cuando negocios con la entidad bancaria que la duración de tu préstamo no sea demasiado larga. A priori, una hipoteca a cuarenta años puede ser apetecible sea sólo nos fijamos en las bajas cuotas que se deben de pagar mes a mes, pero debes de velar por tu futuro y pensar que tu economía es posible que varíe a lo largo del tiempo, por tanto reduciendo el plazo también reduce es las posibilidades de variación. Y ten en cuenta que cuanto más dure la hipoteca más interés este cobrarán siendo muy probable que al final del préstamo hipotecario hayas pagado una mayor cantidad de dinero final.

- Piensa en la progresiva recuperación económica: en la actualidad, el índice de referencia de las hipotecas, el euríbor, está bajo, demasiado bajo para que se mantenga así por mucho tiempo. Es normal que con la salida de la crisis, este índice aumente su tasa, por lo que no debe de pillarte desprevenido.

- No aceptes diferenciales demasiado altos: es sabido que los bancos son los que nos imponen sus condiciones a la hora de contratar una hipoteca, pero, no por eso debemos "bajar la cabeza" y aceptarlas todas. Debemos negociar las condiciones de nuestra hipoteca con el banco y siempre tenemos la posibilidad de intentar acogernos a alternativas como la contratación de productos de más bajo coste anual que los que nos ofrezcan, como por ejemplo productos de ahorro.

- Intenta siempre rebajar la carga hipotecaria: con esto, queremos decir que nunca conviene solicitar al banco una cantidad por encima del 80% del Valor de la tasación del inmueble. Para conseguirlo, debes de tener ahorrado el 20% restante respecto al precio. Es una manera de conseguir mayor holgura financiera.

- No te olvides de revisar la letra pequeña: en este punto insistimos siempre que hablamos de contrataron negociar una hipoteca. Hay que revisar el contrato de principio a fin, incluso la letra más pequeña.
Puede que el contrato contenía cláusulas de las consideradas abusivas. Si no tienes claro cuáles son busca siempre el asesoramiento de un abogado ya que lo que invierta es en este profesional no será nada comparado con lo que puedes ahorrar. Recuerda que las cláusulas suelo, si las hubiera, si no han sido expuestas de manera transparente y clara, son ilegales.

- Dispón de un dinero ahorrado en tu cuenta: es aconsejable que mientras dure la vida de tu hipoteca, tengas ahorrado al menos el 10% del valor del inmueble en el banco porque siempre puede surgir un imprevisto y necesitar gastar un dinero, que si estaba ahorrado, te salvara de un bache económico.

- Presta atención a las cuotas: vigila la cuota creciente, que es un porcentaje que cada año incrementa y debe de sumarse ya que puede llegar a suponer un importante desembolso. Más importante que la cuota mensual y por tanto hay que prestar más atención a los condicionantes que pueden llegar a variar el importe mensual de la cuota de tu hipoteca. Estos valores son el tipo de interés base, el diferencial, los atenuantes, etc.

- El derecho a exigir la renegociación hipotecaria: si como cliente de un banco que tiene contratada una hipoteca necesitas renegociar con la entidad, debes de saber que en la normativa actual se recogen supuestos en los que el banco debe de aceptar una revisión de las condiciones de la hipoteca por encima de lo que ponga en el contrato original en el caso de que la unidad familiar se haya quedado sin miembros que aporten rentas procedentes del trabajo o de actividades económicas y también cuando la cuota de la hipoteca exceda al 60% de los ingresos netos que se perciban en la unidad familiar.

primi sui motori con e-max