Créditos exentos de comision.


El tipo de interés que se aplica y el plazo de amortización son las cláusulas a las que hay que prestar especial atención


Aunque pueda parecer extraño, el mercado financiero ofrece créditos exentos del pago de comisiones. No son una opción mayoritaria, pues son pocas las entidades bancarias que los ofertan en estos momentos de cautela y contención al conceder cualquier préstamo. Por norma general, son créditos al consumo, con algunas excepciones, aunque también quedan perdonadas todas las comisiones (las de estudio, de apertura, por amortización y cancelación anticipada) cuando lo que se solicita al banco es un microcrédito de carácter social destinado a la población con menos recursos, o a emprendedores. Sin embargo, el no tener que pagar comisiones no es el único aspecto que se debe tener en cuenta. El tipo de interés que se aplica al préstamo, el tiempo límite para devolverlo, y la cantidad máxima que se puede solicitar son tres factores muy importantes en los que fijarse.

Condiciones para conseguir créditos sin comisión:

Se exige vinculación


Corría el año 2006 cuando el BBVA lanzaba, como nunca antes una entidad lo había hecho, un crédito, por el importe de un sueldo anual, sin intereses ni comisiones y con un límite de 30.000 euros a priori para todos los clientes que lo solicitaban. El único requisito que la entidad fijaba era el de domiciliar o mantener domiciliada la nómina o una pensión en la entidad bancaria. El interés que se aplicaba por aquel entonces a la operación era un interés fijo del 7,5%. Cifra nada insignificante, teniendo en cuenta que la media que alcanzó el Euribor durante el año 2006 rondaba el 3,60. La iniciativa, inédita hasta entonces, venía a agudizar la guerra abierta que bancos y cajas mantenían.

Después del hito del BBVA, muchas otras entidades bancarias se subieron al carro de los préstamos de consumo sin comisiones, y al de eximir gran parte de sus comisiones a sus clientes más vinculados. Eran otros tiempos y hoy la batalla es bien distinta; los créditos sin comisiones no son en estos momentos un producto que cope la oferta bancaria actual. Aun así, los que hay disponibles mantienen un requisito que ya impuso en su día el BBVA: contratar o mantener contratados ciertos productos financieros para conseguir una alta vinculación entre cliente y entidad.

Así por ejemplo, Oficina Directa, la filial on line del Banco Pastor, ofrece su "Crédito Reforma" exento del pago de comisiones por apertura. Eso sí, a cambio no basta tener domiciliada la nómina o los ingresos mensuales; se exige, además, domiciliar las facturas de dos suministros (agua, luz, gas...). Se trata de un préstamo con garantía hipotecaria que está destinado a financiar las obras de reforma de la vivienda, hipotecándola; y si ya lo está, cambiando de hipoteca según las condiciones que ofrece el crédito. El máximo que se puede solicitar es de hasta el 100% del presupuesto de obra, más el importe necesario para refinanciar la hipoteca actual, si existe, pero con el límite final y absoluto del 80% del valor de tasación de la vivienda. Su tipo de interés es del 1,95% los seis primeros meses, y a partir del séptimo la cifra es del Euribor más 0,39.

En cuanto a los créditos al consumo sin comisiones, destaca el que oferta la BBK, el "Préstamo Zero BBK". Está exento de comisiones de estudio, de apertura, por amortización anticipada y por cancelación anticipada, y no se exige de forma expresa vinculación con la entidad aunque se adivina. En el folleto de las condiciones se indica que el tipo de interés aplicable varía en función del importe, el plazo y de la relación financiera del cliente con la BBK. Aun así se da a conocer, de forma orientativa, que el interés que se ha de pagar es como mínimo del 10,74%. El producto tiene un importe máximo de 60.000 euros a devolver en 7 años con un sistema de amortización de cuota constante.

Otro crédito que cuenta con el privilegio de no estar gravado con ningún tipo de comisiones es el "Crédito estudios muévete" de Bancaja, ideado en principio para estudiantes con becas Erasmus, Sócrates o Leonardo, pero abierto a cualquier tipo de estancia por estudios fuera de la residencia habitual del solicitante. La entidad concede el importe necesario para cubrir los estudios, estancia, traslados, manutención, y todo el material que se pueda necesitar. Para ello, es imprescindible aportar beca, matrícula o documento análogo del centro de destino. El plazo de tiempo para amortizar el crédito oscila entre los 24 y 84 meses. En cuanto al interés aplicable, es del Euribor a un año más un punto.
Fuente: consumer.es 

 

primi sui motori con e-max