Microcréditos a comisión cero


Además de los créditos de consumo que quedan libres de comisiones, hay otra modalidad crediticia que comparte esta característica: los microcréditos. El concepto nació en la década de los 60 en Bangladesh, pero tuvieron que pasar más de 30 años para que fuese puesto en marcha. La esencia de lo que es un microcrédito permanece intacta desde su origen a nuestros días: es un préstamo de un importe no muy alto -normalmente, desde 6.000 euros hasta 20.0000 euros, dependiendo de cada entidad- con un interés muy por debajo al de los créditos al consumo, sin comisiones y con plazos o cuotas de devolución muy flexibles y orientado a financiar proyectos viables que conduzcan al autoempleo.

En general, están destinados a inmigrantes, personas con discapacidad o en riesgo de exclusión, hogares monoparentales, desempleados de larga duración y emprendedores sin recursos suficientes.

La idea es prestar pequeñas cantidades de dinero a personas que tengan una idea de negocio viable pero que no pueden solicitar un crédito al uso en una entidad financiera porque no disponen de avales suficientes. La operación queda respaldada por un aval ético y moral emitido por entidades sociales y asociaciones, los servicios sociales de los ayuntamientos, la empresa en la que trabaja el solicitante, su arrendador de vivienda o local u otras personas relacionadas con la entidad bancaria.

primi sui motori con e-max