Hipoteca puente

La hipoteca puente permite la unión de dos préstamos hipotecarios en uno sólo hasta que se venda la vivienda con la ventaja de abaratar la cuota y dar un tiempo al usuario para la venta de la casa ya hipotecada.


¿Quién se puede ver en esta situación?. Normalmente personas que compraron una vivienda de determinadas características y por circunstancias se les ha quedado pequeña...
A continuación veremos cómo comprar una vivienda si ya se está pagando otra. El préstamo hipotecario se concede por una entidad bancaria a una persona cuando compra ua vivienda y después ha de devolver ese préstamo más los intereses en un tiempo determinado. Si se va a comprar una vivienda y aún se está pagando otra, el comprador dispondrá de tres opciones:
- Esperar a vender la primera vivienda para comprar la segunda, con el riesgo de perder esta si se vende a otra persona.
- Pedir una hipoteca nueva y habría que hacer frente a dos pagos mensuales, además de todos los gastos que conlleva la nueva hipoteca. Además, los bancos no suelen concederla.
- Contratar una hipoteca puente para que no sea necesario vender la primera vivienda y en un sólo préstamo se adquieren dos garantías, la de la vivienda que ya se paga y la que se pretende comprar.

La definición que da el Banco de España sobre la hipoteca puente es: "un crédito obtenido como financiación temporal y con la garantía de un ingreso futuro del prestatario. En los préstamos hipotecarios, al concederse éste se procederá a su reembolso". En resumen, la hipoteca puente no es más que un préstamo hipotecario que permite a un usuario el cambio de una vivienda a otra sin tener que vender la primera con prisa.
A la hipoteca puente también le llaman hipoteca cambio de casa.
El usuario que se encuentra con las dos hipotecas lo normal es que la entidad le conceda pagar sólo los intereses de la segunda más lo que se paga ya por la primera y cuando se vende la primera vivienda, se cancela la parte del préstamo correspondiente a esta.

Actuación del banco en la hipoteca puente: anticipa capital necesario para que se adquiera la segunda vivienda con el compromiso por su parte de esperar un tiempo hasta que su cliente consiga vender su casa, que normalmente será de 6 meses a 5 años. El riesgo de impago en la hipoteca puente es mayor, pero el banco obtendría como garantía las dos propiedades del cliente en ese caso.

¿Y si no se consigue vender la primera vivienda? Terminado el plazo estipulado para la venta, si no se ha efectuado, el cliente ya no pagará sólo los gastos de hipoteca, sino que tendrá que hacer frente a las cuotas normales del segundo préstamo hipotecario.

Los bancos para la concesion de hipotecas puente exigirán que el nivel de solvencia del cliente sea alto.

primi sui motori con e-max