Guía fundamental sobre hipotecas

La persona que vaya a constituir una hipoteca debe tener claros una serie de consideraciones importantes:

Los prestamos hipotecarios son la manera de obtener credito cuando se va a comprar una vivienda y es la misma vivienda la que sirve de garantía.
Las hipotecas tienen un tipo de interés más bajo que los prestamos personales y sus plazos de devolución del dinero también son mucho más largos que los del prestamo hipotecario, pudiendo ser de quince o veinte años e incluso hasta los cuarenta años.
Normalmente el banco va a conceder alrededor del 80% del valor de tasación de la vivienda.
La hipoteca debe hacerse siempre en escritura pública y ante notario.
La finca estará inscrita en el Registro de la Propiedad y figurará a nombre del futuro deudor hipotecario.
La finca debe estar libre de cargas, es decir, sin hipotecas anteriores.

Para contrartar un prestamo hipotecario es necesario cumplir una serie de REQUISITOS a presentar: la escritura de propiedad de la vivienda, certificado de Registro, últimos recibos del Impuesto de Bienes Inmuebles y de la comunidad de propietarios, seguro de la vivienda, dos últimas declaraciones de renta, dos últimas nóminas si se es trabajador por cuenta ajena. 
 

Resumen de puntos fundamentales para pedir una hipoteca.

- El banco prestará dinero dependiendo del importe por el que la vivienda esté valorada y del nivel de ingresos que tenga el solicitante de la hipoteca.
- El tipo de prestamo hipotecario puede ser variable o fijo.
- Cada vez son menos las entidades bancarias que conceden prestamos hipotecarios fijos      
- Las entidades financieras suelen recomendar IRPH sin diferencial adicional o CECA, pero hay que saber que los únicos beneficiados van a ser ellos.
- Hay que comparar diferentes ofertas de hipotecas y prestar atención a las comisiones, que pueden ser diferentes de unas entidades a otras. Suelen aplicar las comisiones de apertura y la comisión de cancelación. También hay otro tipo de amortización, que es la amortización acelerada del préstamo.
- No hay que dejar que las entidades bancarias redondeen el tipo de interés, ya que ese redondeo no beneficia al cliente, sino al contrario.
- En los últimos tiempos han bajado mucho los tipos de interés habiendo quedado por este motivo muchas hipotecas con tipos muy altos, por lo que es posible estudiar la subrogación o traslado del prestamo a otra entidad en donde ofrezcan mejores condiciones, o incluso, la novación o bajada de intereses en la propia entidad. Esto mismo se puede hacer en casos en que se compre una vivienda con una hipoteca ya existente.
- Hay que utilizar el TAE o Tasa Anual Equivalente que es el coste real anual del préstamo para comparar ofertas.
- Una vez ya está elegida la hipoteca, hay que ver qué gastos conlleva la constitución de la misma, ya que tendrá una serie de gastos previos, como la comprobación de la situación registral y la tasación y unos gastos de formalización de hipoteca, como seguros, aranceles, impuestos y gastos de tramites.

primi sui motori con e-max