Busque, compare y si encuentra una hipoteca mejor... cámbiela

Buscar hipotecas baratas: no es solución fácil, pero hoy en día con la caída del euribor se pueden conseguir muy buenos productos...

¿No se ha beneficiado de la bajada de tipos?

¿Aún no ha visto reflejada en su cuota hipotecaria las rebajas en las tasas de referencia? 

¿Es consciente de que la decisión de tipos por parte del Banco Central Europeo le afectará a la hora de revisar su crédito?

¿Es de las personas que creen que el euribor va a dejar de bajar y comenzará una subida imparable?

¿Tiene contratado que no le revisen a la baja la hipoteca porque tiene establecido un tipo de interés mínimo en el contrato que no esperaba?

Después de que los tipos de interes estén por los suelos, las preguntas que hemos expuesto anteriormente son las que casi todos los hipotecados tienen en mente si aún no han revisado su hipoteca

En palabras del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet: "El nivel actual de tipos es el adecuado".

De esta manera tan transparente se expresó el pasado jueves Jean-Claude Trichet, sobre el precio oficial del dinero.

Así, el BCE ha dejado los tipos en el 1%, mínimo histórico, lo que previsiblemente mantendrá al euribor, que es la referencia más utilizada para calcular el tipo de interés de las hipotecas, en los niveles actuales, los más bajos de su historia, en torno al 1,6%.

Muchos hipotecados, va a tener la gran oportunidad de pagar hasta un 30% menos al mes por su hipoteca, pero probablemente serán verdaderamente pocos los que acaben beneficiándose de semejante ahorro.

Rebajas de la cuota hipotecaria: auguran mes a mes las caídas del euribor, pero, sin embargo, van camino de convertirse en resultados fantasmas.
Por ejemplo, con el euribor de mayo situado en el 1,644%, el titular de una hipoteca de 150.000 euros a euribor más 0,5%, se ahorraría casi un 30%. Pasaría de pagar 920,59 euros al mes a desembolsar 646,05 euros. Sin embargo, en muchos casos, la realidad no es esa.

Hipotecas: ahorrarse dinero con subrogación. 

Para ahorrar, cliente puede optar por aprovechar algunas de las ofertas que han lanzado bancos y cajas para captar las hipotecas de otras entidades lo que se conoce como subrogación.

A las entidades les interesa captar a estos clientes en tanto en cuanto ya han demostrado capacidad para pagar el préstamo. A los clientes también les puede salir rentable la operación, sobre todo desde que la nueva ley hipotecaria, en vigor desde diciembre de 2007, redujo las comisiones y los gastos de notaría, registro e impuestos derivados del traspaso del préstamo de una entidad a otra.

Ya, en alguna comunidad, como es el caso de Madrid, se ha decidido eliminar el pago del gravamen de Actos Jurídicos Documentados a los que renegocien las condiciones de su préstamo con su entidad o con otras.
Ejemplo: Para una hipoteca de 100.000 euros a 10 años con un interés del 5%, el ahorro será de 150 euros, un 1%.

Hipotecas: cuidado con las ofertas, ¡hay que estudiarlas!. 

No obstante, hay que tener en cuenta que, en muchas ocasiones, estas ofertas para subrogar la hipoteca, que cobran euribor más un diferencial por debajo del 0,5%, obligan a cumplir exigentes requisitos que pueden echar por tierra el ahorro previsto.
Como ejemplo, algunas entidades imponen al titular la obligatoriedad de hacer un gasto mínimo con la tarjeta de crédito o una aportación mínima anual al plan de pensiones para lograr el tipo de interés ofertado.
Una condición más que pueden fijar las entidades es la contratación de un seguro de vida de prima única.

Importante también será que el cliente debe evitar la contratación de instrumentos que están resultando muy dañinos en estos tiempos de tipos de interés bajos.
Como ejemplo de lo expuesto, puede ser una cláusula que fija un tipo mínimo para la hipoteca. Aunque el euribor caiga en picado, como ha ocurrido en los últimos ocho meses, el titular tendrá que pagar un mínimo. Esta es una cláusula que suele dejar el nivel mínimo entre el 2% y el 3%.

Un cliente evitará también una especie de cobertura que se vendió en su momento contra la subida de tipos.
Los productos que se ofertan, con nombres que llaman tanto la atención como swap o clip, permiten que el hipotecado se asegure el pago de un interés fijo máximo, lo cual viene bien con el precio del dinero por las nubes.

De todas formas, con tipos bajos, el cliente debe pagar su cuota respectiva y la diferencia por haber contratado este producto.
Con este se da la muy curiosa situcación de que la persona hipotecada pueda acabar abonando más dinero al mes mientras el euribor está por los suelos, curioso caso, desde luego, y es lo que hay que intentar evitar.

 

primi sui motori con e-max