Las nuevas hipotecas que firma la banca apenas notan la caída del Euribor
En julio el interés medio al que se firmaron los nuevos préstamos hipotecarios ascendió al 4,47%, más de tres puntos por encima del Euribor, que estaba al 1,412%

La bajada del Euribor apenas la notarán en los bolsillos los consumidores de prestamos hipotecarios.

Apenas lo hace ya para muchos con una hipoteca ya contratada y que habían firmado una cláusula suelo sin saberlo o tenerlo muy claro. Pero tampoco los que firman nuevas hipotecas se están beneficiando, como muestra el hecho de que el interés medio de los préstamos hipotecarios firmados en julio de este año fue del 4,36%, en un mes en el que el Euribor cerró en el 1,412%, mínimos históricos (aunque el Euribor de julio no fue el que se utilizó como referencia para las hipotecas firmadas ese mes, ya que se suele utilizar el de un mes o dos antes). Al final, se están pagando tasas no muy inferiores a julio de 2007, cuando el Euribor estaba en el 4,565%.


De esta manera, el diferencial que están aplicando de media las entidades financieras, bancos y cajas de ahorros es de tres puntos, muy alejado de los diferenciales de entre medio y un punto que solían darse antes de la crisis financiera. El resultado: los ciudadanos que están contratando hipotecas apenas se están beneficiando de la caída del Euribor.

Fernando Herrero, secretario general de la asociación de consumidores de servicios financieros Adicae, asegura que «el sector financiero, receptor de importantísimas ayudas, no está estando a la altura, y aunque todos hemos pagado el saneamiento del sector, este sigue en sus trece de expoliar a los consumidores». El dato de hoy sorprende porque nadie ha visto en los carteles de anuncios de hipotecas una entidad financiera que ofrezca el Euribor más tres puntos. Sin embargo, Herrero puntualiza que «en las publicidades se anuncian las tasas mínimas, pero siempre acaban subiendo».


¿Por qué aceptan estas condiciones?
Según Herrero, en la situación actual están bajando los pisos y surgen buenas oportunidades de compra (casi 60.000 hipotecas se han firmado en julio, una cifra considerable) y «hay muchos usuarios y consumidores que están en la tesitura de adquirir una vivienda porque aún no ha cambiado la cultura de la propiedad, por ello entienden que es lo que hay y acceden a estas condiciones», dice Herrero.

De todas formas, es interesante recordar que la firma de una hipoteca es algo que voluntariamente realiza el consumidor y que si, como dice Herrero, «la gente acepta estas condiciones por el gran desconocimiento que tienen», la responsabilidad en este caso es del usuario. El banco se está adaptando, con mucho éxito, a una nueva situación en la que el dinero está más caro. Aunque lo haga a través de situaciones aparentemente tan injustas como estas.
fuente: abc.es

primi sui motori con e-max