¿A quiénes interesan las hipotecas multidivisa?

Aunque a primera vista las condiciones juegan a favor de los hipotecarios en yenes, o en francos suizos, no es oro todo lo que reluce. El cliente deberá seguir muy de cerca el mercado, tanto económico (para ver cómo van los tipos de interés), como el de divisas (para analizar los cambios entre monedas).

Una subida de tipos o nuevas depreciaciones del euro supondrán un encarecimiento del préstamo considerable. Por lo tanto, si esto ocurre habrá que estar echando cuentas continuamente para ver si el préstamo conviene.

Además, a las habituales comisiones que ya hay que pagar con los hipotecarios en euros (de apertura y cancelación) se unirán las tasas por cambio de divisa. Todos estos inconvenientes ponen de manifiesto que la hipoteca en yenes es un tipo de préstamo sofisticado, reservado por las entidades para sus clientes más osados y que cuentan con amplio conocimiento en finanzas.

En general, las hipotecas en una divisa distinta del euro son interesantes para personas expertas en mercado y, sobre todo, para aquellas que reciban sus ingresos en monedas como el yen o el franco suizo, lo que evita tener que pagar la comisión por el cambio de divisa (que puede estar en torno al 0,5% del capital dispuesto en el préstamo).

Además, contratar una hipoteca de este tipo suele ser muy útil se estima que se va a poder pagar en plazos relativamente cortos, en torno a diez años, lo que reduce la incertidumbre.

Otra opción interesante es contratar las hipotecas multidivisa e ir cambiando su moneda en función de cómo esté el mercado. Por ejemplo, actualmente y posiblemente durante un tiempo sea beneficioso contratar la hipoteca en yenes. No obstante, si la divisa nipona comenzara a subir, para no salir perdiendo, sería necesario tener reflejos y cambiar la hipoteca a euros. Francisco Isidro, director comercial de negocio internacional de Bankinter, asegura que el asesoramiento y recomendación de este tipo de hipotecas sólo se aconseja a clientes selectivos y siempre teniendo en cuenta que conozcan muy bien los riesgos derivados de su contratación. "Lo primero que hay que hacer es perfilar correctamente al cliente, para así asegurarnos de la idoneidad de la comercialización de este producto", añade.

 

Oferta limitada. Hipotecas multidivisa.


Ante la posibilidad de contratar un producto de riesgo hay que saber que la oferta de este tipo de hipotecas que comercializan las entidades financieras es limitada. De hecho, no suelen encontrarse publicitadas en los escaparates a pie de calle. De forma interna, si el cliente lo solicita, los grandes bancos y cajas se las ofrecerán. En particular, dos de las entidades que más tiempo llevan realizando hipotecas de este tipo son Bankinter y Barclays.

El Préstamo Hipotecario Multidivisa es el crédito de Bankinter: un préstamo que se puede suscribir en cualquier divisa convertible o en euros. Este producto está destinado exclusivamente a la adquisición de primera vivienda habitual. El cliente que lo suscriba podrá financiarse, en un plazo máximo de 20 ó 30 años, hasta el 70% del valor de tasación de la vivienda. Como norma general, la cantidad oscilará entre 12.020 euros y 180.303 euros.

Ahora bien, el cliente deberá hacer frente a una serie de comisiones. Las de apertura y cancelación anticipada son del 1%. Mientras, la comisión de cambio de moneda será del 2 por mil (con un mínimo de 15,03 euros). El tipo de interés estará referenciado al Líbor más un diferencial negociable con el cliente, que suele ser desde 1 punto. La hipoteca se revisará cada mes o cada trimestre.

En Bankinter tienen presente que la contratación de un producto de este tipo implica cautela. Para aportar valor añadido y facilitar el seguimiento del mercado, los clientes de la entidad recibirán un informe sobre la variación que haya experimentado el cambio de la divisa en la que tenga denominado el préstamo. A través de email, los clientes obtendrán un informe diario del departamento de análisis con un comentario de los mercados financieros y de divisas.

Para disminuir el riesgo, una peculiaridad del producto es que permite cambiar de divisa siempre que el cliente quiera. Es decir, si el yen, por ejemplo comienza a subir con fuerza respecto al euro y el cliente no quiere sufrir sobresaltos o tener incertidumbre, puede cambiar la divisa de su hipoteca y pasarla a euros.
Fuente: consumer.es 

 

primi sui motori con e-max