Consejos para el avalista de una hipoteca.

El futuro avalista debería plantearse si realmente es necesario su respaldo o si hay otras alternativas para los compradores, como esperar un tiempo para conseguir una nómina más estable, unos ahorros más sólidos o una bajada en los precios de la vivienda. También se halla la posibilidad de que adquieran un piso más barato o se inicien en esta aventura alquilando una vivienda con opción a compra. El avalista ha de tener en cuenta su situación económica actual y sus expectativas de futuro. Al tomar la decisión debe sopesar las necesidades propias y las de otros allegados que puedan necesitar su ayuda pasado un tiempo.

En el momento de avalar a un hijo o a un amigo a veces no se tiene en cuenta que las prioridades pueden cambiar y el avalista puede necesitar una financiación ajena que le será difícil conseguir. Si se está decidido a avalar, conviene pactar con el banco las mejores condiciones para quien respalda la hipoteca. Siempre que sea posible, conviene firmar de forma expresa que el avalista estará informado de cualquier retraso en el abono de las cuotas de la hipoteca para que un pequeño impago no derive en un embargo de sus bienes. Aunque esto se dé por supuesto y el avalista confíe en el prestatario nunca está de más que quede por escrito. También es importante pedir que se le informe de cualquier modificación en las condiciones del préstamo.

Los bancos suelen introducir la cláusula de compensación de deudas y créditos que permite a la entidad saldar lo que debe el prestatario tomando el dinero directamente del depósito del avalista. En la medida de lo posible, debería rechazar esta imposición, aunque el banco no siempre lo permite. Tampoco es conveniente firmar la "renuncia expresa del beneficio de exclusión, orden y división" que da al banco la posibilidad de embargar al avalista que sea más accesible, cuando haya varios. En general, es imprescindible leer con atención todas las cláusulas del contrato y preguntar lo que no se entienda tanto a los trabajadores de la entidad bancaria como a cualquier asesor cualificado.
fuente: consumer.es 

primi sui motori con e-max