Cancelacion hipoteca

¿Crees que para realizar la cancelacion de una hipoteca en una entidad bancaria es suficiente con llegar al final de los pagos?. Desde luego que esto hay que hacerlo pero no es suficiente, ya que para que un prestamo hipotecario se considere legalmente terminado o finiquitado habrá que realizar algunas gestiones adicionales como expondremos a continuación.

Al suscribir una hipoteca con un banco u otra entidad financiera, la hipoteca queda inscrita en el llamado Registro de la Propiedad como una carga de la finca. Así, de esta manera, habrá que formalizar su baja en este registro una vez vencida la deuda, es decir, después de realizar el último pago, para que de forma legal se pueda considerar cancelada o terminada la hipoteca.

Este, no es un trámite legal nada complicado, además, normalmente se realiza con bastante entusiasmo por parte de la persona que va a finalizar su hipoteca, y normalmente es el propio banco automáticamente el que se encarga de cancelar la hipoteca.

Aconsejamos averiguar si de verdad se ha cumplido este trámite por parte del banco para que no quede ningún tipo de duda y no nos ocasione ningún tipo de perjuicio ni molestia.

Es en el Registro de la Propiedad en donde quedan recogidos los datos en cuanto a la propiedad de los inmuebles, los derechos sobre fincas ajenas y también las cargas que son soportadas por éstas.

Por tanto, la cancelacion registral de la hipoteca no es sino más que la formalización de la cancelación económica en el Registro de la Propiedad y así el quedar seguros ante terceros, de que ha sido realizada la cancelación económica.

Los requisitos para la cancelacion de la hipoteca consistirán en la firma de una escritura de cancelación arealizar por un notario y asumir una serie de gastos en cuanto a notaría, registro y gestoría.
Como hemos dicho anteriormente, lo que sucede casi siempre es que el banco se encarga de todas estas gestiones y una vez que la cancelación se ha llevado a cabo, el interesado recibe en tu domicilio la escritura de cancelación firmada por la entidad bancaria y por supuesto, por el notario dando fe de ello.
Una vez el interesado dispone de este documento, será él mismo el que ya pueda realizar la inscripción en el Registro de la Propiedad, o puede optar también por comunicarle a la gestoría del banco que realice dichos trámites o gestiones, eso sí, realizando un pago previo en cuanto a los honorarios correspondientes que cobre la gestoria por la tramitación.

primi sui motori con e-max