Negociar la hipoteca en tiempos de crisis


Todo el mundo pasa por una mala racha económica en la que se hace muy cuesta arriba, si no imposible, hacer frente a los gastos, préstamos e hipoteca. En esos momentos, el banco parece ser el peor enemigo, pero lo importante es no perder la calma. Cuando se debe dinero al banco, se puede negociar la forma de pagar la deuda, porque la pretensión del banco es que se le pague; y es preferible hacerlo tarde que no hacerlo. En el caso de una hipoteca, por ejemplo, quedarse con la casa y sacarla a subasta es para el banco una fuente de problemas jurídicos, y además probablemente se obtenga menos dinero que renegociando la condiciones de pago.

Cómo negociar la hipoteca con el banco 

En caso de tener dificultades, lo mejor es acudir al banco y exponer la situación con la mayor tranquilidad posible, teniendo en cuenta que hay cientos de clientes que se encuentran en la misma situación. Lo más práctico es intentar negociar, por ejemplo, cómo alargar la vida de la hipoteca -lo que reducirá el importe de cada cuota- o pasar de un tipo de interés variable a uno fijo (en este caso, hay que estar muy atento a que no salga más caro). Otra opción, en caso de no haber pagado las últimas cuotas de la hipoteca, o de un préstamo, es renegociarlas con el banco. El modo de actuación puede ser incluir esas cuotas de nuevo en el préstamo, para facilitar el pago, y empezar a contar desde cero. Habrá que devolver el dinero igual, pero el banco -siempre que haya voluntad de pagar- lo adelantará.

primi sui motori con e-max