Más ayudas y desgravaciones para comprar vivienda. 

Vivienda potenciará las ayudas directas y reducirá las desgravaciones fiscales para comprar vivienda
El Plan de Choque contempla un registro de inquilinos para proteger los intereses de los propietarios de los pisos en alquiler

La ministra de Vivienda, María Antonia Trujillo, anunció ayer que su departamento impulsará ante los responsables económicos del Gobierno los cambios necesarios para potenciar las ayudas directas y reducir las desgravaciones fiscales por la compra de vivienda. Trujillo explicó también que el Plan de Choque que prepara su gabinete contempla un registro de inquilinos destinado a proteger los intereses de los propietarios de los pisos en alquiler, régimen que desea potenciar. Los precios de las casas en España -que hoy crecen a un ritmo anual del 17%- no deben incrementarse a corto plazo por encima de la inflación, aseguró Trujillo.

En los últimos años -dijo la ministra- se han destinado cerca de 600 millones de euros a ayudas directas a la compra de vivienda, frente a unos 3.000 millones de euros en desgravaciones fiscales en el Impuesto de la Renta, lo que supone una relación entre ambas partidas del 18% y el 82%. El objetivo del Gobierno es invertir de forma gradual esa proporción y pasar a unos porcentajes del 75% en ayudas y del 25% en deducciones, similares a los que se registran en la Unión Europea (UE), "para acercarnos a la realidad de nuestro entorno", afirmó.

Trujillo señaló además que el Ejecutivo tratará de equiparar la fiscalidad de la propiedad a la del alquiler. De esta forma quiso lanzar un mensaje a favor de este régimen inmobiliario, que en España supone un 11% de las residencias frente a una media comunitaria de cerca del 30%. "Hemos asumido la creencia de que optar por el alquiler es tirar el dinero, y conviene recordar que son muchas las familias que adquieren su vivienda con hipotecas a tipos variables y a 30 años de plazo, asumiendo un riesgo de tipo de interés", indicó la ministra.

En su opinión, estos compradores comparten con el banco la propiedad de su casa y cuando terminan de pagar la hipoteca están cerca de su jubilación, con lo que "el argumento de la inversión colchón resulta débil". Trujillo se mostró convencida de que "por el mismo dinero -invertido en el pago del préstamo hipotecario- es posible alquilar una casa durante un tiempo superior sin asumir los costes añadidos por la propiedad".

Registro de inquilinos

El impulso del alquiler centrará el Plan de Choque en materia de vivienda que, según la ministra, el Gobierno aprobará el mes que viene. Uno de los puntos esenciales de esta política será la creación de una Agencia Pública del Alquiler -que servirá de mediador entre la oferta y la demanda- y que, adelantó la ministra, contará con una suerte de registro de información sobre inquilinos destinado a proteger a los arrendadores.

La intención de esta base de datos, apuntaron fuentes de Vivienda, es "seguir la trayectoria de quienes alquilen los pisos para dar seguridad a los que cedan los suyos al sistema promovido por el Gobierno". Esta protección también tendrá localizados a los caseros que no cumplan con sus arrendatarios.

María Antonia Trujillo agregó, en la presentación del III Foro Inmobiliario organizado por el diario Cinco Días, que la Agencia facilitará a quienes se inscriban en los registros la búsqueda de inquilinos y "administrará ayudas a los colectivos más desfavorecidos en función de la renta del hogar y del tipo de vivienda elegida".

 

primi sui motori con e-max