La morosidad hipotecaria de los inmigrantes llega al 12,5%

Los bancos y cajas de ahorros españoles presentan un ratio de morosidad del 12,5% en los créditos concedidos a extranjeros para la adquisición de vivienda. Así lo refleja el último Informe de Estabilidad Financiera del Banco de España.

En este colectivo se incluyen tanto los inmigrantes como los ciudadanos de países de la propia Unión Europea que han comprado pisos en nuestro país, señala el organismo presidido por Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

La morosidad del 12,5% de los extranjeros contrasta con el 1,66% que, para adquisición de vivienda, presentan los ciudadanos nacidos en España, con datos a cierre del pasado mes de diciembre.

En su informe, el Banco de España apunta que el deterioro de la economía española (buena parte del incremento del paro se ha centrado en inmigrantes) explica los riesgos que sufren las entidades financieras nacionales.

El supervisor incide, en todo caso, que la situación de cada banco y caja es diferente y está influida por la rigurosidad en los préstamos concedidos en la etapa de bonanza. Con todo ello, los beneficios del sistema financiero, que en conjunto ganó 23.936 millones de euros en 2008, se verán "presionados a la baja", tanto por la subida de la morosidad como por el mayor coste que se está pagando por captar el ahorro de los clientes ante el cierre de los mercados mayoristas.

El actual ritmo de captación de ahorro de las familias es "insostenible", advierte el Banco de España, que considera también que la gestión de la morosidad va a ser "crucial" en 2009 y 2010. El ajuste "llevará tiempo" y será "costoso" en términos de resultados y de capital de las entidades.

El Banco de España insiste en su mensaje de contención de costes y de alentar uniones entre entidades, pero apunta que, "para un buen número" de ellas, "la necesaria e imprescindible gestión de costes" no resultará "suficiente para alcanzar una rentabilidad suficiente en el medio plazo".

primi sui motori con e-max