Amortizar la hipoteca: ¿conviene hacerlo, cuándo hacerlo?

Si se tiene empleo estable, con un sueldo medio o alto, y no hay visos de perderlo, sí puede ser una decisión acertada amortizar hipoteca. También es una buena opción para todos los que, incluso con la subida del Euribor por encima del 5,4%, no se vieron ahogados ni tuvieron que readaptar sus costumbres o privarse de nada. En estos casos, la liquidez restante suele ser suficiente y quitarse deudas es una forma de reducir también el pago de intereses. En el mercado, además, la bajada de los tipos de interés ha favorecido la caída del Euribor pero, en paralelo, también ha reducido la rentabilidad de productos de ahorro como los depósitos o la deuda pública. Ahora es difícil encontrar depósitos a un año a intereses superiores al 2,5%-3%. Por otro lado, hay que tener en cuenta que a las rentabilidades que publicitan las entidades hay que restarles la fiscalidad, que es de un 18% sobre las ganancias. Si un depósito a un año en el que se invierten 10.000 euros a un interés del 2,5% da una rentabilidad bruta de 250 euros, hay que quitar un 18% de pago de impuestos, de modo que la rentabilidad neta sería de 205 euros.

Los tipos de las imposiciones a plazo son prácticamente los mismos o incluso más bajos que los que deben pagarse con la hipoteca, por lo que sale más rentable quitarse deuda hipotecaria que invertir en un depósito, porque lo que se ganaría con la imposición se gastaría luego en el pago de los intereses que reclama el banco por la hipoteca.

Amortizar la hipoteca es una buena forma de reducir el pago de intereses. En el caso de apostar por esta práctica, las entidades dan la opción de reducir tiempo de pago o cuota mensual. Lo más ventajoso, en el supuesto de que se disponga de liquidez suficiente y la situación financiera sea holgada, es reducir plazo. De esta forma se consigue el mayor ahorro en el pago de intereses. Si se reduce cuota, al final el tiempo de cobro de intereses se mantiene de forma que el ahorro sería menor.

En algunos casos es la incertidumbre y la desconfianza de los ciudadanos respecto a la situación financiera de bancos y cajas la que desemboca en la decisión de amortizar deuda. En la actualidad, el Fondo de Garantía de Depósitos cubre hasta 100.000 euros por titular y entidad, con lo que uno de los consejos más repetidos por los expertos es diversificar el ahorro entre entidades cuando se supere dicha cantidad. Aunque no se espera ninguna quiebra en el sistema y se confía plenamente en la supervisión del Banco de España. Quienes puedan amortizar parte de la hipoteca hoy, aprovechando el ahorro de las cuotas que se consigue con la rebaja del Euribor, disfrutarán de un futuro más tranquilo.
Fuente: consumer.es 

 

primi sui motori con e-max