Banco Malo: definición y funcionamiento
"Banco Malo" es un término nuevo, en boca de todos, pero que no todo el mundo sabe qué es y cómo funciona.
El Banco Malo nace para limpiar los activos tóxicos de los balances de las entidades que integran el sistema financiero de un país, comprándoselos a un precio adecuado. Es una entidad financiera de carácter público o semipúblico.

La creación de un Banco Malo no es algo nuevo, sino una vieja solución que se ha adoptado ahora para salvar la situación de crisis financiera de Europa y EEUU.

Un Banco Malo que hace bien su papel es aquel que obliga a los bancos a amortizar los activos tóxicos y así limpiar sus balances para que de estas maneras los insolventes sean recapitalizados, nacionalizados o incluso liquidados.
Un mal Banco Malo es aquel que compra activos tóxicos a unos precios hinchados. De esta manera el sistema financiero puede comenzar a prestar dinero de nuevo.

Como afirma David Roche, caso de que no se adopte la solución del buen Banco Malo, el sistema no cambiará y seguirá tan mal como antes ya que los activos malos continuarán absorbiendo los recursos del sistema económico y seguirá la mala distribución y continuará el precio distorsionado tanto del capital como de la deuda pública y de los déficits presupuestarios.

primi sui motori con e-max