¿Qué pasa si quiebra un banco?

En época de crisis económicia hay entidades bancarias que no pueden seguir y quiebran o en el mejor de los casos se fusionan con otras entidades. Esto no supone que quién tenga una hipoteca en un banco que cierre va a dejar de pagarla o que el que tenga dinero en depósito lo pierda. Lo más lógico es que cuando un banco cierre, se liquiden los activos de las entidades y los pasivos se vendan a otras entidades...

¿Qué son los activos a los que nos referimos? Son préstamos por cobrar, como hipotecas...
¿Y los pasivos del banco? Los depósitos que tengan de sus clientes.
Cuando un banco es intervenido, el Estado asume su control y obtiene ganancias vendiendo los pasivos a otras entidades y lo que estas obtienen a su vez son clientes y liquidez. Entretanto, el banco intervenido se dispondrá a cobrar las deudas que no incurran en impagos y a no conceder préstamos.

¿Qué pasa con el dinero de los clientes de un banco que cierra?
El FGD o Fondo de Garantía de Depósitos puede cubrir hasta 100.000 euros de las cuentas de ahorros y depósitos, pero no puede cubrir las inversiones en renta fija o variable, pero en la actualidad está casi agotado por lo que será el Estado quién se haga cargo de la garantía de los depósitos que ha prometido darles garantía aún sabiendo del coste que supondrá a las arcas públicas.

¿Qué pasa con la hipoteca si quiebra el banco?
Se repartirían los activos entre sus acreedores. Rescatado con dinero público, "lo normal" (y lo decimos entre comillas porque cada vez la situación económica es más desfavorable) es que el Estado se hiciese cargo del cobro de los créditos concedidos por la entidad quebrada o que los intentara vender a otra entidad financiera asumiendo esta el posible impago.

En resumen, si un banco quiebra, se seguirá pagando la hipoteca, bien al Estado o bien a otra entidad bancaria...

primi sui motori con e-max