El Santander y la CEOE apoyan el fondo de ordenación bancaria


El sector y la patronal valoran la medida aunque alerta contra sus posibles impactos en la compentecia


El Fondo de Reestructuración y Ordenación Bancaria (FROB) que ultima el Gobierno ha recibido hoy el respaldo de algunos pesos pesados del sector, como el Santander, y la patronal española; además de contar con el beneplácito del Banco de España.

Durante su intervención en el curso sobre la crisis económica organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y el BBVA, el vicepresidente del Santander Matías Rodríguez Inciarte ha afirmado que esta medida "va en la buena dirección", aunque ha matizado que su efectividad dependerá de su aplicación práctica.

"Me ha sonado muy bien", ha sostenido el ejecutivo del Santander sobre el anuncio que ayer realizó en el mismo foro la vicepresidenta y ministra de Economía, Elena Salgado. "Los principios sobre los que se asienta son correctos, no tienen por qué afectar a la competencia", ha apuntado Inciarte antes de añadir que la aplicación práctica dará "la medida exacta" del FROB. En su opinión, la propuesta de un esquema dirigido por el organismo que preside Miguel Angel Fernández Ordóñez "es adecuado", por lo que el directivo tiene una "gran confianza" en que el instituto emisor español "sepa cómo actuar en estos casos".

Sin embargo, Inciarte ha incidido en la necesidad de que las medidas de rescate sigan una serie de principios, como limitarse a entidades viables, que los bancos sanos no se vean obligados a recibir capital público y que las aportaciones del Estado no rompan los niveles de competencia. Las recapitalizaciones, ha subrayado tras criticar la falta de coordinación en las medidas de rescate aplicadas a escala mundial en los sistemas financieros. Así, ha señalado que deben basarse en precios de mercado y no a precios homogéneos para entidades con diferentes niveles de solvencia, y deben implicar soluciones de salida del capital público, porque la intervención del Estado "debe ser pasajera y devolver a las entidades al sector privado lo antes posible".

Desde la CEOE, el presidente de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán, ha calificado que el fondo es "sensato y coherente", y ha apoyado "que se salve" a entidades financieras cuya situación lo requiera, de forma "transitoria y transparente". "Si hay entidades que necesiten que se las salve, pues que se haga sin que de alguna manera se introduzcan competencias no deseadas", ha dicho tras incidir en línea con Inciarte en que la necesidad de que una vez saneada la entidad en cuestión, el Estado se retire de su capital y se lleve a cabo la reestructuración necesaria.

Por su parte, el presidente del Banco Popular, Angel Ron, ha descartado que la entidad vaya a necesitar acudir al fondo, al asegurar que no contempla recurrir a estas ayudas públicas "ni siquiera en una situación extrema". En cualquier caso, Ron se ha reservado su opinión sobre el FROB "hasta ver la regulación", pero ha advertido de que la intervención pública "debe preservar la competencia y procurar que no se vean afectadas las entidades que no requieran ayudas". "Este es el nudo gordiando del fondo. El Gobierno tendrá que afinar mucho en términos de regulación para no dañar a la competencia", ha afirmado.
Fuente: elpais.es

 

primi sui motori con e-max