Préstamos personales: un producto que interesa

Créditos al consumo más flexibles


Los créditos al consumo más baratos rondan el 5%, aunque para beneficiarse de este interés las entidades exigen vincularse contratando numerosos productos más, como tarjetas, seguros y domiciliar la nómina y varios recibos 

 Son muchas las familias que en la actualidad deciden irse de viaje o hacer unas reformas en su vivienda contratando un préstamo personal... El elevado ritmo de consumo de los hogares españoles, que viene creciendo a tasas del 4% en los últimos cinco años, hace que muchas personas hayan apostado por la filosofía de vivir a todo tren, en muchas ocasiones al límite de sus posibilidades. En este escenario adquiere un papel muy importante la financiación al consumo, que ha crecido a tasas superiores a los dos dígitos en los últimos tres años. Sólo en 2006, las entidades financieras concedieron préstamos por valor de 81.000 millones de euros, lo que supone un 14,7% más que en el año anterior. Ahora que el negocio hipotecario comienza a desacelerarse, son muchas las entidades que han anunciado que prestarán más atención a su negocio de préstamos al consumo. Por lo general, aunque los tipos de interés han subido, bancos y cajas están poniendo más facilidades en la concesión de este tipo de créditos personales. Prolongar los periodos de financiación o introducir plazos de carencia son algunas de las facilidades que incluyen muchos de los nuevos préstamos.

Un producto que interesa: el préstamo personal

El mercado de crédito al consumo (créditos que permiten financiar bienes de consumo como vehículos, viajes, electrodomésticos...) se ha visto impulsado durante los últimos años por un entorno de coyuntura económica favorable, bajos tipos de interés y el gran dinamismo del gasto en consumo de los hogares. En la actualidad, aunque los tipos de interés han subido y, en general, los préstamos son algo más caros, la desaceleración que sufre el negocio hipotecario está moviendo a muchas entidades financieras a mejorar las condiciones de sus productos de financiación al consumo. Philippe Fevre, responsable de productos de activo de Citibank España, asegura que el segmento de préstamos personales es hoy día uno de los más interesantes para las entidades. "Cada vez más gente financia sus viajes, sus reformas en el hogar, caprichos tecnológicos como televisiones de plasma... Es una actitud que va ganando terreno en España", asegura. Salvador Maldonado, director de relaciones externas y estudios de Banco Cetelem, cree, además, que el consumo seguirá 'fuerte', por lo que espera que este negocio siga ofreciendo resultados interesantes también en 2007. "Estimamos que el crédito al consumo crezca a tasas de entre el 14% y el 14,5% en 2007", añade Maldonado.

Desde la consultora DBK, sin embargo, auguran incrementos de la inversión del orden del 13% y 12% para 2007 y 2008, respectivamente, lo que permitiría alcanzar en el próximo año una cifra de alrededor de 102.250 millones de euros en financiación al consumo.

Las condiciones del préstamo personal 

Con este escenario de subida de tipos, consumo alto y desaceleración económica, las entidades se están esforzando en introducir peculiaridades a sus préstamos al consumo. Quieren incluir ventajas exclusivas que hagan sus productos flexibles, de modo que se adecuen a las necesidades de los clientes. Un informe del Banco de España afirma que al menos diez entidades relajaron en el cuarto trimestre de 2006 las condiciones aplicadas a sus préstamos al consumo de los hogares, mientras que, por el contrario, endurecieron los criterios de aprobación de nuevas hipotecas.

Desde la consultora DBK aseguran que la moderación del consumo privado y la subida de los tipos de interés configuran un escenario a corto y medio plazo en el que es previsible una leve desaceleración del ritmo de crecimiento de la inversión nueva en crédito al consumo. "Sin embargo, la creciente necesidad de liquidez por parte de las familias compensará el impacto de la subida de tipos de interés en la demanda de créditos al consumo, provocando una mayor presión en las entidades para flexibilizar las condiciones de devolución de los préstamos", añaden.

Uno de los requisitos que más está cambiando, a favor del cliente, es el del plazo. Salvador Maldonado, de banco Cetelem, corrobora este hecho: "estamos ampliando los plazos, lanzando nuevos productos, aumentando los canales de contratación...", señala. Para hacer más cómoda la cuota mensual, son muchas las entidades que ofrecen créditos a plazos de hasta diez años, como Banco Finantia Sofinloc, La Caixa, Oficina Directa de Banco Pastor. Inversis Banco, por ejemplo, cuenta con el Crédito Consumo, que permite financiar hasta 100.000 euros a un plazo de amortización máximo de hasta doce años. La ventaja de estos largos periodos radica en que las cuotas mensuales que se deben pagar son más bajas. No obstante, el cliente debe saber que estará pagando intereses durante más tiempo, con lo que el préstamo le saldrá más caro. Por ejemplo, un crédito de 12.000 euros puede pagarse con cuotas de 548,76 euros en 24 meses o letras de 294,73 euros en un periodo de 48 meses. La diferencia es significativa, pero el periodo en el que se están pagando intereses también lo es (justo el doble).

Algunas entidades presentan incluso periodos de carencia. Esta ventaja permite que las cuotas mensuales sean todavía mucho más bajas, ya que la carencia implica pagar sólo intereses y no capital. La Caixa, BBVA o Caja Madrid permiten contratar sus préstamos al consumo con periodos de carencia de hasta tres años. El inconveniente de esta ventaja está en que pasado el periodo de carencia, la cuota mensual se incrementa notablemente, puesto que el cliente debe comenzar a pagar el capital solicitado.

Estos aspectos contrastan con el panorama del crédito al consumo de hace cinco años, cuando los préstamos apenas se concedían con carencia y los plazos máximos de financiación se situaban en cinco o seis años, como mucho. Salvador Maldonado asegura que el alargamiento de los plazos se da, sobre todo, en los créditos para financiar automóviles.

Además, al igual que ocurre con las hipotecas, la tendencia en préstamos al consumo se centra en financiar cantidades cada vez más elevadas. En la actualidad, las entidades permiten solicitar desde 600 y hasta 100.000 euros, lo que supone una nueva ventaja para los clientes que necesiten elevados importes para hacer frente a sus bienes.
Fuente: consumer.es 

primi sui motori con e-max