Créditos sin intereses


Las entidades financieras definen las condiciones en que pueden solicitarse y suelen exigir la domiciliación de la nómina

Aunque parezca sorprendente, en el mercado financiero hay créditos a "interés cero". Bien es cierto que su concesión se suele limitar a casos concretos y que las entidades emisoras acostumbran a pedir a cambio la domiciliación de la nómina. Bancos y cajas no pierden, ya que, si bien conceden algún dinero sin intereses, se aseguran la entrada de un capital fijo todos los meses. De todos modos, las diversas comisiones pueden convertir el mejor de los créditos en un producto caro. Sólo si la TAE es del 0% el banco exigirá únicamente la devolución de la cantidad que haya prestado.


Evitar que el dinero pierda valor


Cuando se pide dinero prestado hay que devolverlo junto con sus intereses. Ésta es una de las reglas de oro del sistema bancario. Es decir, no basta con devolver únicamente la cantidad que se solicitó, sino que hay que pagar, además, por haber dispuesto del dinero que ha sido concedido. Es algo que se da por supuesto, y todo el mundo comprende que los bancos necesitan cobrar intereses para ser rentables.

Los intereses intentan evitar que la cantidad de dinero prestada pierda valor. La inflación provoca que con un euro cada vez se puedan comprar menos cosas; por ello, prestar un euro hoy exigiría que fuera devuelto algo más de un euro en el futuro, para que el prestador no pierda capacidad adquisitiva. Algunas entidades bancarias, aunque parezca sorprendente, comercializan préstamos a interés cero, en los que sólo se exige devolver la cantidad prestada. Según las reglas de la economía, al hacerlo así los bancos pierden, porque lo que prestan hoy valdrá menos cuando se les devuelva. Pero las entidades se "cubren las espaldas" y, para conceder este tipo de préstamos, suelen exigir la domiciliación de la nómina en la entidad de manera que, si bien conceden el dinero sin intereses, se aseguran un capital fijo todos los meses.

Por sus condiciones especiales las entidades financieras, además, limitan los casos en que se pueden pedir estos créditos: el pago de un gasto repentino, sufragar la "vuelta al cole", ayuda a mujeres que hayan dado a luz o adoptado un niño en los últimos seis meses, anticipar el importe de una beca...

primi sui motori con e-max