Préstamos Exprés: primer eslabón de una cadena de deudas


Préstamos llevaderos, pero también menos cómodos... Tras la contracción del crédito por parte de los bancos a finales de 2008, los inmigrantes han comenzado a utilizar otras fuentes de financiación. Con criterios de aprobación más flexibles, las entidades de préstamos exprés han encontrado en los inmigrantes un nicho de mercado donde atender a un abultado número de clientes. Los extranjeros son los primeros usuarios de créditos exprés. El 70% de ellos los solicitan para solventar deudas contraídas, y el 30% restante, por cuestiones coyunturales. La mejor receta contra la morosidad sigue siendo no gastar por encima de las posibilidades. De lo contrario, el endeudamiento y el posterior sobreendeudamiento para hacer frente al primero serán sólo dos de los primeros eslabones de una larga cadena.

No obstante, las personas que recurren a este sistema no son conscientes del alto grado de intereses de estos créditos: si el TAE de un banco es del 10%, el de una de estas entidades puede duplicarlo e, incluso, triplicarlo. Por eso, las asociaciones de consumidores no cejan en la batalla contra los créditos rápidos, a los que atribuyen la bancarrota de cientos de familias, sobre todo de inmigrantes.

El respiro de los microcréditos


En la vertiente inversa, las fundaciones y obras sociales de los principales bancos y cajas han puesto en marcha una política de sostén a emprendimientos, en su mayoría dirigidos por inmigrantes, a través de un nuevo producto financiero. Los microcréditos son préstamos de pequeña cuantía dirigidos a financiar proyectos empresariales promovidos por personas que quieren crear su propio empleo y tienen dificultades para obtener crédito por los cauces ordinarios del sistema bancario por falta de avales o garantías. Otorga cantidades reducidas, en general hasta 15.000 euros, con condiciones interesantes en términos de tipos de interés, carencia, plazos de amortización, entre otros, y que sirven para financiar los proyectos de personas que carecen de aval.

Creados por el economista indio y Premio Nobel de la Paz Muhammad Yunus a finales de los 70, se exportaron a muchos países en vías de desarrollo y también a muchas economías avanzadas como la española. Más del 70% de los beneficiarios de este tipo de créditos en España son extranjeros que los solicitan para montar pequeños negocios, según los datos de la Fundación "Un Sol Món" de Caixa Catalunya. Los inmigrantes con permiso de trabajo por cuenta ajena pueden pedir estos préstamos siempre que lleven más de un año en España; también pueden solicitarlos las personas con autorización de residencia aunque no tengan permiso de trabajo.
Fuente: consumer.es

 

primi sui motori con e-max