Simulador hipotecas

No podemos hablar de sólo un modelo hipotecario por dos razones muy simples: nunca existirán dos clientes iguales. Por este motivo parece que el mejor sistema es el que se adecua a las necesidades concretas de cada consumidor, independientemente que sea para elegir entre estas dos opciones, la de un crédito y la de un préstamo, o también para decidirse por el tipo de interés, ya sea fijo, variable o mixto.
Frecuentemente se están planteando dudas sobre lo que estamos comentando y por ello la Asociación Hipotecaria Española (AHE) ha puesto en práctica algunos consejos y también ha dispuesto para el consumidor, un simulador de hipotecas con libre acceso que se puede consultar entrando en la página web de la entidad. Es muy interesante realizar calculos sobre hipotecas con un simulador de hipotecas para evitar futuros sustos en cuanto a la cuota a pagar en la hipoteca.
La Asociación Hipotecaria Española (AHE) es una organización, integrada por bancos, cajas de ahorro, establecimientos financieros y cooperativas de crédito, y entre las cuestiones que detalla están las siguientes:

Realizando una comparativa entre préstamos y créditos, los primeros son más asequibles. La gestión y administración de los préstamos es mucho más barata, y sus condiciones, en referencia a la aplicación fiscal y a la previsión de cancelación, resultan como unos conceptos más claros para el cliente. Por todos estos motivos, el préstamo hipotecario es el sistema más común en todo el mundo cuando a la compra de viviendas nos referimos.
La AHE señala que para tener que utilizar el menor credito que se pueda, convendrá abrir una cuenta vivienda antes de firmar un compromiso hipotecario. Asimismo, la combinación entre tipo de interés y plazo de pago se acoplará a las posibilidades reales del solicitante de un préstamo hipotecario. Si se alarga el plazo demasiado, supondrá que se deberán de pagar intereses durante más años, pero reducirlo demasiado acarreará una carga demasiado fuerte que algunas personas no la podrán soportar.
Diferencia entre préstamos fijos y variables es que los primeros evitan las subidas de los tipos de interés, aunque no permiten beneficiarse de sus descensos. Los tipos de interés variables, sin embargo, se sujetan tanto las subidas como a las bajadas de los tipos. De esta manera, los préstamos a interés fijo suelen contar con un plazo de amortización bastante más corto y con una cuota algo más elevada.
Si a la cancelación anticipada nos referimos, su comisión es de negociación libre y normalmente más cara que en los préstamos a interés variable, cuyo tope máximo es del 1%.
Para concluir, al contratar una hipoteca de interés variable, es primordial atender al índice de referencia y al diferencial que se le aplica por ley, más aún que al tipo de interés inicial. ¿Cuál es la razón? Pues que mientras éste rige durante el primer año del préstamo, serán los otros los que se encargarán de determinar la cuantía de las restantes cuotas.

primi sui motori con e-max